English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

27.10.13

Capítulo 29


KESHA:


Aparatosamente, sacó sus botas de sus pies y me quitó a mi las mías suavemente. Después fueron los calcetines.

- Kesha, te amo.


- Yo también, Harry.


La puerta se abrió y Jade apareció tras ella con la boca abierta. La maleta que estaba sujetada por su mano, cayó al suelo, tras un «clack».

- Lo...lo...lo sien...lo siento...no quería interrumpiros.- exclamó ella, con los ojos abiertos de par en par.

Tras esto, Jade salió por la puerta con la maleta.

Yo me puse rápidamente mi camiseta y Harry hizo lo mismo. 

- Harry, esto no debería haber pasado. Ahora mismo deberíamos estar comiendo crepes, y estar cenando, no esto...bueno, lo siento, es culpa mía...

- Si de alguien es la culpa aquí, sería mía. Pero, estuvo bien.

- Ah, ¿a ti te parece bien que mi mejor amiga nos pillara...?- me interrumpió.

- Kesh, tampoco es nada malo. Lo que si sería malo, es que tú o yo tuvieramos pareja y los estuvieramos engañando. Lo que le pasó a Jade fue que no nos esperaba. No es nada del otro mundo.

- Ya...supongo que tienes razón.

- ¿Cenamos?

- Vale.

Cuando Harry iba a abrir la puerta, comencé a darle besos en el cuello. Me miró y soltó una carcajada.

- ¿Qué? No estoy haciendo nada malo.

Salimos de la habitación riendo y nos encontramos a Jade. Nada más vernos, se puso colorada. Para que se calmara, me acerqué a ella y le susurré al oído:

- Tranquila, Jade, no pasa nada.

- Es que me dio corte encontraros...ya sabes.

- Tranquila.- dije todavía susurrando. Me separé de mi mejor amiga y le dije esta vez con voz normal.- ¿Quieres cenar crepes con nosotros?

- No sé...¿Le sentará bien?

- ¿A quién?- preguntó Harry, confuso.

- A mi...hijo.- dijo sonriendo.

- ¡¿Hijo?!- preguntamos los dos a la vez MUY sorprendidos.

- Sí. Louis y yo estamos embarazados.- confirmó pegando pequeños saltitos.

- Pues...¡¡Felicidades!!- dije felicitando a mi amiga.

Harry fue y felicitó a Jade, le dio dos besos y le preguntó:

- ¿Cómo se llamará?

- Si es niña, Louise; si es niño, Harry. 

Harry soltó una risita y volvió a felicitar a Jade.

KATE:

Me desperté y me sentí atrapada. Claro, como para no, John me estaba abrazando y sus abrazos son de oso, así que estaba completamente atrapada.

Intenté apartarme de él, pero solo conseguí que me agarrara más fuerte. Él, simplemente se quejaba y suplicaba:

- Kate, por favor...no te vayas...

Después de que repitiera eso como treinta veces, le susurré al oído:

- Tranquilo, voy a estar contigo, siempre.

Parece ser que lo entendió, porque me dejó de abrazar tan fuertemente, y pude levantarme sin ningún problema.

Cogí las muletas, y me dirigí al armario. Allí, cogí lo primero que pillé [esto] y "corrí" (nótese el sarcasmo) hacia el baño. 

Me coloqué la bolsa petarda sobre la escayola y me quité la ropa. A continuación, regulé el agua y me metí bajo el agua. 

Pasaron diez minutos y sentí un ruido. John. Se habría caído de la cama, siempre le pasa. Terminé rápido de ducharme, salí, me quité la bolsa de la pierna, me vestí, y, adivinad, me lo encontré en el suelo.

- Hola.- dijo saludándome con la mano.- Me caí de la cama.

- Ya, lo supuse. Levanta.

De mala gana, se levantó y me dió un "beso de buenos días".

- Tu camiseta.

- Ah...ya...

- ¿Estaba frío el suelo?

- Estaba frío el suelo.

- Sabes que mi padre no va a dejar que andes así por casa, ¿no?

- A tu padre le da igual: porque confía en mi, y sabe que tú me quieres.

- Eres medio imbécil.- dije riéndome, y dándole un golpecito en el hombro.

Se terminó de vestir y los dos salimos de la habitación. En el sofá nos encontramos a Sophie y a...Edward...¿qué hacía el aquí? John estaba tan confundido como yo. Fue como si Sophie nos hubiera leído la mente y dijo:

- Le llamé porque quería ver una película mientras comíamos palomitas.

- ¡Eh! ¡La que se comió las palomitas aquí fuiste tú!

- Tú también comiste, "cacho lerdo".- replicó, diciendo lo último en español.

- ¡Sólo me dejaste comer cuatro!

- Mentira. Comiste seis.

- ¡Y quemadas! Kate, tu prima me odia.

- Sí SEGURO.- dijo John.

- Nosotros vamos a desayunar.

- Dirás más bien a comer.

- ¿Por...?

- Son las dos de la tarde.

- Ah...

John me miró divertido, corrió a tirarse encima de su hermano y hacerle cosquillas. Sophie fue detrás. Edward solo gritaba. Yo solo miraba.

- Me hacéis sufrir.- dije yo.

Entonces John se apartó de los dos locos y vino hacia mi. Colocó sus manos en mis caderas y fue subiendo poco a poco mientras me besaba en el cuello. Llegó hasta mi oído y susurró:

- Esta noche tendrás una sorpresa.

- ¿Sorpresa?

- A las ocho vengo a por ti. Quiero verte guapa. Bueno, eso ya lo eres. Bueno, ya me entiendes. Ag, da igual.

Reí ante sus comentarios y asentí.

- ¿Cuál es la sorpresa?

- A ver, ¿a ti no te enseñaron que era una sorpresa?

- Sí.

- ¡¡Eh, eh!! Vosotros. ¿Qué os decís?- preguntó Edward interrumpiéndonos.

- Nada.

- Tú a mi no me mientes que yo te conozco demasiado.- se dirigió a Sophie y le dijo.- Estos están hablando de cosas pervertidas, te lo digo yo.

- ¿A qué te llevas un muletazo, Grimes?- pregunté yo.

- ¿Quién, yo?

- ¿Cuántos Grimes hay en la sala?

- Dos...- respondió Edward.

- Será...- murmuré yo.

Nos reímos todos un poco, aunque a mi no me hizo mucha gracia, pero, ¿qué digo? si me hizo gracia. Después de estar un rato allí, John y Edward se fueron. Antes, John me recordó lo de la "cita" a las ocho. Asentí, nos besamos y se fueron.

Me dirigí a la habitación y me puse esto. Como era obvio, no podía andar con una pierna, así que decidí usar los "únicos" zapatos planos y decentes que tenía. Me puse unas medias transparentes en las piernas, y me coloqué el pelo. Al final, me lo dejé así. Salí de la habitación y mi prima se puso:

- Wow. Kate. Espera...- dijo sonriendo.- No llevas...

- No.

- ¿Y eso?

- Creo que es algo que ya debo dejar atrás. Son mis ojos y punto. Además, se me han acabado las lentillas.

- Te propongo un reto: a ver cuanto tiempo estás sin ellas.

- Siempre.

- Ya veremos.

"toc, toc"

- John.- dijo Sophie.- Abre tú, Wells.

- Vale, Jackson.

Me sacó la lengua y fui a abrir la puerta.

- ¡Hostia!- dijo él.

- ¿Qué?

- Esto...eh...eh...¿vamos?

- Vamos. ¡Adiós Sophie!

- ¡Adiós Wemes!

- ¿Qué...?

- Déjala.- dije y comenzamos a reirnos.

Cerré la puerta y cogimos el ascensor. No era buena idea bajar las escaleras con muletas. A ver, subir era "fácil" pero, bajando me podía pegar una buena caída, y no era cuestión de empeorar la pierna. Rápidamente llegamos abajo. Antes de salir por la puerta del portal, me susurró al oído:

- Estás muy guapa esta noche.

Me sonroje ante sus palabras.

- Tú también.

- Ah, yo estoy normal. Tú estás pre...

- Ay, déjame, que me pongo rojita.

- Me gustas cuando te sonrojas.

- Ah, ¿y cuándo no me sonrojo no?
- Evidentemente, sí.- respondió riendose un poco.

- ¿Entonces?- pregunté poniendome delante de él.

- A mi me gustas de todas maneras. Lo que me refiero es a que te pones muy mona. ¿Vamos?

- Vamos.

Entrelazó nuestros dedos y comenzamos a caminar.

- Oye, ¿me das una pista de lo que es la sorpresa?

- Hmm...no.

- ¡Eres malo! ¿Por qué no?

- A ver, es una sorpresa.

- Sabes que odio esperar.

- No te voy a dar ninguna pista.- advirtió.

- ¿Cuándo me darás la “sorpresa”?

- Esta noche. Venga, Kate, que solo tienes que esperar unas horas.

- Ay...pero yo quiero saberla ahora. No, mejor espero, no te quiero estropear la sorpresa. Sé que te hace ilusión.

- ¿Cómo sabes que “me hace ilusión”?

- Por tus ojos.

- Oh, sí, claro, se me ponen rojos, ¿no ves? Es cada vez que me hace ilusión algo.- dijo riendose.

- No, tonto. Pero no quiero estropearte la sorpresa. 

- ¿Aguantarás?

- Mira, te estás poniendo muy tonto. Te estás ganando no dejarte en paz hasta que me lo digas.

Los dos nos reímos y llegamos hasta su coche.

- Sube.- dijo sonriendo y abriendo la puerta.

Me subí a su coche mientras él rodeaba el automóvil para subirse por su lado. Se subió, nos abrochamos los cinturones de seguridad, y arrancó.

El viaje hacia el restaurante estuvo resumido en risas, y, que no falten las chorradas, faltaría más.

Llegamos a un restaurante muy bonito. Al entrar, John dijo su nombre y nos llevaron a una mesa. Pedimos algo de comer, que fue lo mismo. Durante la cena todo fue tranquilo y lo pasamos bastante bien: reíamos, hablabamos, etc.

Terminamos de comer y nos fuimos a su casa. Algo me decía que la “sorpresa” estaba allí.

- Ven sube.- susurró.

Subimos hasta su habitación y estuvimos allí un rato hablando.

- Me he fijado.

- ¿En qué?

- En tus ojos.

Sonreí. Y dijo:

- Sé que lo hiciste aposta. Y como ya te dije antes: me encantan, son hermosos.

- Por una parte lo hice adrede y por otra fue que se me acabaron las lentillas. 

Nos reímos los dos.

- Ahora la sorpresa.

Pegué un gritito de alegría, y él se rió. Luego me entregó un sobre. Yo me quedé mirando fijamente y muy confusa el sobre. ¿Qué era aquello?

- Ábrelo.- dijo.

Le sonreí y lo abrí. Cuando lo abrí no me podía creer lo que estaba viendo.

- ¿Esto son...dos billetes de avión para...Australia?

- Sí.- respondió sonriendo.

- ¿Los dos?

Él volvió a asentir. 

Yo seguía sin poder creerme lo que estaba leyendo. Le abracé muy fuerte y el me correspondió el abrazo. Después de decirle varias veces “te quiero” y separarnos, le pregunté:
- ¿Cómo supiste que Australia es uno de mis países favoritos? Yo no te dije nada.

- No. Tú, no.

- Sophie...¿cierto?- adiviné.

- Cierto.

- ¿Cuándo es?

- Léelo tú misma.

“Claro, es que eres tonta, en los billetes lo pone” dijo una vocecita en mi mente. Entonces leí que era el...mismo día en el que me quitaban la escayola de la pierna...Tres horas más tarde...

- ¿Has ido a Australia alguna vez?- preguntó, sin dejar de sonreír.

Yo negué con la cabeza y dije:

- Siempre tuve ganas de ir porque los koalas son muy monos, y quiero saber como es allí enero, agosto o diciembre. Siempre me hizo gracia eso de el cambio de las estaciones, lo sé, suena raro, pero siempre me resultó muy gracioso. Y luego hay canguros, y me encantan. Además tiene pinta de ser muy bonito y una amiga que estuvo allí me trajo algo de comida australiana y estaba muy buena.

Se rió y me susurró al oído:

- Te va a encantar, ya lo verás.

- Me va a encantar más mientras esté contigo...- le susurré al oído y le besé.

“Toc, toc” sonó. Los dos nos sobresaltamos y dije:

- Abro yo.

Asintió y yo salí de la habitación. Cuando llegué al portal y abrí la puerta. Pude ver la silueta de alguien.

Esa persona tan extraña parecía ser un hombre, pero no estaba muy segura. Iba vestido con un mono largo negro, un pasamontañas negro, gafas de sol negras, guantes (negros) y botas negras.

Me quedé mirando a esa persona extrañada, ¿quién era? Cuando iba a hablar, ese alguien se quitó las gafas. Entonces supe quien era...Los ojos azules me mostraron quién era, él lo hizo así para que comenzara a temblar. 

¿Qué narices hacía él en Dublín? ¿Cómo supo que yo estaba aquí en este mismo momento? ¿Qué hubiera pasado si John hubiera abierto la puerta? 

Él llevaba un revolver. 

NO. No podía ser él. No, no, no, no, no y no. Él no sabía que yo estaba aquí, y mucho menos que en este mismo momento, estaba en esta casa. ¿Y si nos estaba espiando? 

Oí como John aparecía por detrás y preguntaba:

- ¿Kate...? ¿Estás bien?

En cuanto John apareció detrás, el tío me tapó la boca con un pañuelo. Poco a poco, la vista se me iba nublando, cada vez lo veía todo más borroso, hasta que quedé sin ver nada.

Soñé que estaba en una especie de arcoiris. No era un arcoiris normal. Estaba en llamas. Yo intentaba escapar, pero no había manera. Ví como una bala (la cuál apareció de la nada), aterrizó en mi estómago. Intenté parar la hemorragia como pude pero no había manera. Luego sentí otro golpe, y un osito Haribo verde y gigante me estaba ayudando. 

*Narra John*

Ver a Kate sangrando en el suelo e insconciente había matado, pero tuve que ir a por el hijo de puta que se lo había hecho. No saldría vivo. Me tiré a por él, y este cogió a Kate y colocó el revolver sobre su sien.

- No te sirve de nada matarme. Antes de que yo muera, ella estará muerta. Como se merece. Y lo mejor es que estará conmigo.

- Suéltala.

- ¿Qué me harías tú, niñato?

- Suéltala.

- Ella va a morir. Ah, por cierto, ¿quién eres?
- A ti eso no te importa una mierda. ¡Suéltala!
- No la voy a soltar. Kate, además, no merecía un tipo como tú.

- Como tú seguro que tampoco. Suéltala.

- ¿No sabes otra palabra? 

Entonces vi que mi hermano aparecía detrás del tipo ese. Le lancé una mirada que él entendió rápidamente y cogió al tío del cuello hacia atrás. Antes de que Kate cayera al suelo, la cogí, y se oyó un disparo (que se disolvió en la oscuridad de la noche). 

Mi hermano uno de sus brazos presionado contra el cuello del hombre, y este no dejaba de pegar tiros a la nada.

Intenté reanimar a mi novia, pero no había manera. Ella estaba insconsciente, y la herida no dejaba de sangrar...Pero estaba viva. Estaba viva, porque ella todavía tenía pulso. Todavía respiraba. Pero yo cada vez me ponía más nervioso pensando que podía dejar de respirar en cualquier momento. Si ella moría, yo iría detrás. 

- Llevatela a un hospital.- dijo mi hermano- Rápido. Yo me encargo de este.

Asentí y se lo agradecí. 

Salí entre la lluvia con mi novia en brazos y la metí en el coche. Me subí rápidamente y fui a toda prisa hacia el hospital más cercano. Por suerte, vivíamos muy cerca del hospital.

Fue llegar allí y comenzar a granizar. Dios, esto no podía estar pasando. Entre a urgencias y rápidamente los médicos la atendieron.

[...]

Llevaba horas esperando. Me daba igual. Porque yo no me iba de aquí sin saber que ella estaba bien. Y si se tenía que quedar ingresada, yo me quedaría con ella.

Mi gemelo había venido media hora después de que llegar yo aquí.

- ¿Qué pasó?

- Se lo llevaron preso.

Esas fueron las únicas palabras que nos dirigimos durante toda la espera. Él tampoco tenía mucha intención de hablar, porque sabía que si me decía algo, le iba a mandar a la mierda bruscamente, y ninguno quería eso.

Sophie, su padre (no sabía su nombre) y William llegaron una hora más tarde. Por una vez en mi vida, vi a William Wells preocupado, y no me alegraba de ello, ni me hacía nada de gracia. Si hubiera sido otra situación, vale, pero en esta, no. Edward fue el único que habló con ellos, y bastante lejos de mi, porque sabía mi reacción.

Jade llamó dos horas más tarde, muy preocupada. Llamar, me llamó a mi, pero le di el teléfono a mi hermano. No quería hablar con nadie, y como el médico empezara "¿familiares de Kate Wells? Kate... ... ... ... ... ..." y no hablara, se iba a ganar un puñetazo mío. Estaba nervioso, solamente quería saber como estaba mi novia, y punto. A mi no me iba a tocar las narices un medicucho de mierda. En otra situación, me daría igual, incluso ni prestaría atención a lo que diría. Pero, hoy no.

Toda la madrugada la pasé allí. Edward se quedó conmigo, pero él acabó durmiendose. Yo no. Tenía que saber si Kate estaba bien, o no. Varios doctores pasaron y preguntaron "¿queréis mantas?" Edward decía que sí, y yo me negaba a dormir.

- Vamos, John tienes que dormir.

- ¡No! No voy a dormir. - le susurré gritando.

- Haz lo que quieras.

En ese momento, fue cuando se acurrucó y se tapó con las mantas que le había dado el doctor ese.

Mi madre llamó pero colgué. No iba a hablar con nadie, no quería. Luego sonó el móvil de Edward, pero él estaba en un sueño TAN profundo que ni se inmutó.

¿Qué coño hacían los médicos con Kate? ¿Cómo estaría? A ver, lo lógico es que si estuviera muerta ya lo hubieran dicho desde el principio, ¿no?

Entonces un médico salió por una puerta (dentro estaba Kate). Me levanté rápidamente y, sonó PAAM. ¿Qué era? Ah, sí, que Edward había dormido con la cabeza apoyada en mi hombro, y al levantarme se había pegado un cabezado contra el banco. Pero él siguió durmiendo. 

- ¿Familiares de Kate Wells?

- Sí. Los demás se fueron a dormir. Habla.

- Vale...Verás...Kate ha recaído varias veces en la operación. Ha sido una operación difícil.

Traducción: Pégame un puñetazo John, me lo estoy ganando, ¿a qué si?

- ¿Está viva?

- Sí.

- ¿Está bien?

Entonces el doctor hizo una mueca que no me gustó nada.


¡¡MATADME!! ESTOY LISTA. ¿Os ha gustado? Espero que sí. Pues al final no apareció Niall...¿o sí? Uuuuuh, os dejo así.

¿Escuchasteis Story Of My Life? HFIGOFONKDFGIOJFDNGRJKDLVFNDROLSKFCJBDRNXLKCFVMBNXK. ¿Escuchastéis la entrevista de Tony a Zayn? ASDFGHJKALSKJHFGEHUSIJWWEOWRG3HUR3H :)

¿CUÁL HA SIDO TU PARTE FAVORITA DEL CAPÍTULO?

¿QUÉ CREES QUE VA A PASAR EN EL PRÓXIMO CAPÍTULO? ¿QUÉ PASARÁ CON KATE? ¿MORIRÁ O NO? ¿QUÉ CREES? (Versiona tú la novela haha)
Ahora...la pregunta.


IMPRESIONAME.
Besos :)

5 comentarios:

  1. YO TE MATO.
    MA-TO.
    O MUER SHO ANTES.
    DE INTRIGA.
    YEAH.
    OMFG.
    SI, LLEVABAS RAZÓN AHSJFBFVDBDVFCZN. TE MATAMOS ENTRE TODAS.
    ¿¿¿¡¡¡QUE LE A PASADO A KAAAAAAAAAAATTTTTTEEEEEEEEE!!!??? ¡DILO, DILO, DILO!
    ¡¡¡¡¡¡JAJAJAJ, JADE LOS PILLÓÓÓ!!!!!!
    ¡¡¡QUE MONO, SI FUESE NIÑO SERIA SU TOCAYOOOOOOOOOOOO!!!
    ASDFGHJKLÑQWERTYUIOPZXCVBNM.
    DJFN.
    TVZBVSV.
    ME MATAS.
    ¡¡¡¡AUSTRALIA BEACHES!!!!
    ¿¿¿¡¡¡KATE VA A MORIR!!!??? ¿¡O QUE MIERDA!? ¿EH? ¿¡EH!?
    DRAMA EVERYWHERE XD.
    JOHN TAN PREOCUPADO DHSVHXDCR. HAHAHAHA EDARD AL ATAQUE.
    PUTO TIO. PUTO CARL.
    TE AMOOOOO POR SUBIR :'3
    ¡TE IMPRESIONO CON... CON... MI PASTEL DE LA TIERRA YEAH!
    PUES CUANDO EMPIEZA LA DRAMA AHJKNLÑ <3
    GBDKYV SUBE YA PLS PLS PLS<333
    ME DICES A MI, TUS FINALES SI QUE SON AHDVSV.
    BESOS ENANA JEDHEAD <3

    ResponderEliminar
  2. P.D: Carl digo yo, a lo mejor es Kevin idk.
    O PAPA PIG.

    ResponderEliminar
  3. OOH MYY GOOOOD!!!!!
    Me entró risa cuando Jade entró jajaja los ha pillado en el peor momento XDDDDD
    Y MADRE, MADRE MIA! TE MATOOO! Bueno, pensándolo bien, mejor no que sino me quedo con la intriga de lo que pasará XDD
    KATE NO PUEDE MORIR. Y JOHN ES UN AMOOR!!!
    Mi parte favorita: LA PARTE FINAL!!
    KATE NO MUERE, SOBREVIVE! LO SÉ, LO SÉ,,, NO VA A MORIR.
    ¿Y QUIÉN HA SIDO? ¿Ojos azules? ¿Niall? No. Mi Niall no ha sido, no puede ser. Sé que no!!!! Seguro que ha sido Carl.
    Espero el siguiente!!
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  4. Lo siento por la tardanza ejem ejem, he tenido que ir a fregar los platos.
    Bien, allá vamos:
    ¿¿PERO QUE HA PASADO AQUÍ??? A KAT SIEMPRE LE PASA DE TODO UFF
    Vale, sabemos que está viva pero... ¿Paralítica, en coma, pérdida de memoria? ¡BUFF! POBREEEEEE!
    Eres una escritora muy pero que muy mala, ¿porqué nos haces estoooooooo? ¡¡Yo te mato!!
    ¿¿QUÉ LE HA PASADO A KATEEEE?? Quiero saberlo, jum.
    Jade pilló a Kesha y a Harrychu haciendo cosas de mayores ahhhh, qué risas xDD
    ¡¡PERO QUE MONICO EL JOHN!! ¿¿NO?? AUSTRALIA! YA QUISIERA IR YO ALLÍ. Como se queden de viaje por lo ocurrido... ¡Te mato! ¡¡¡¡¡¡¡¡ELLOS MERECEN DISFRUTAR DESPUÉS DE TODO!!!!!! NO SEAS MALA,BRUJA
    Un besoooooooo y espero el siguiente capítulo ANSIOSAMENTE

    ResponderEliminar
  5. Holaaa me encanta!!! pero me perdi un poco pork faltan cap del 3 al 6 los podrias poner porfiss!!!!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido el capítulo?